La enfermeria está libre de cultura y origen.

Otoniel Tibana Acevedo cursó diez semestres en la Universidad Nacional de Colombia. Cinco años es el período estándar de estudio para la Licenciatura en Enfermería en la reconocida universidad de la capital colombiana, Bogotá. Siguiendo de tres semestres más de especialización.

En 2019 decidió ir para su desarrollo profesional más allá: Alemania. Lleva aquí desde marzo de 2021.

Mantenimiento

¿Qué fue lo que más disfrutó durante sus estudios?

Otoniel: Las prácticas en las diferentes áreas del hospital fueron particularmente emocionantes para mí. Tuve la sensación de entender la vida desde una perspectiva diferente y por primera vez entendí la salud como algo muy grande y aprendí a apreciarla. Lo cual no era el caso antes de mis estudios.

¿Por qué querías ir después a Alemania?

Otoniel:  Mi meta era ver más del mundo. Combinar este deseo con mi trabajo fue lo ideal, porque amo mi trabajo. Las atractivas condiciones de trabajo en Alemania me ayudaron a tomar una decisión. Así que Alemania fue la ganadora (risas).

¿Confiaron en ti para dar este paso?

Otoniel: Mi familia, amigos y quienes me conocen posiblemente me describen como un hombre muy organizado y responsable que siempre se esfuerza por lograr sus metas propuestas. Creen en mí y saben cuánto me encanta ayudar a otras personas. Por lo tanto, me han apoyado para seguir desarrollando mi carrera en enfermería, también fuera de Colombia. Aun así siendo la despedida muy difícil.

¿Qué es lo que le fascina de su trabajo como enfermero?

Otoniel: Ayudar a los demás, aliviar el dolor, encontrar palabras de apoyo, y acompañar a las personas en su etapa final o inicial de la vida, todas estas son cosas que no podría hacer sin mi conocimiento y la capacidad de actuar. Mi trabajo también me fascina mucho porque es uno de los pocos trabajos en los que se puede trabajar en casi todo el mundo, sin importar idioma, cultura, origen o religión.

La enfermería es el arte de cuidar a los demás y aprender cada día un poco más.

El idioma juega un papel importante. ¿Qué te ayudó a aprender alemán?

Otoniel: Definitivamente fue muy útil que pudiera dedicarme por completo a este objetivo. Gracias a la beca mensual que recibí de TalentOrange durante mi curso de alemán, pude concentrarme exclusivamente en el nuevo idioma, en las lecciones presenciales y en línea. Lo que funcionó bastante bien en mi caso fue escuchar música en alemán y ver películas en alemán con subtítulos. Incluso al comienzo no entendía; pero poco a poco el lenguaje fluyo.

¿Todavía recuerdas tu primera vez en Alemania?

Otoniel: Sí, lo recuerdo con nostalgia y lo asocio con nerviosismo y ansiedad. La pandemia cambió todo y el viaje tuvo muchas restricciones, por lo que al principio no pudimos ver muchos lugares ni interactuar con la gente.

Extrañar mi hogar fue también un poco duro, pero disminuyó porque encontré amigos que han tenido experiencias similares a las mías y que se han convertido como una nueva pequeña familia en este nuevo país.

¿Y cómo fueron los primeros días en el hospital?

Otoniel: Mi mayor temor era no saber si realmente podría comunicarme con pacientes y colegas en alemán en mi trabajo como enfermera. Pero con el tiempo noté que mejoró.

El hospital, nuestro empleador, nos recibió con alegría y comodidad y preparó un texto para cada uno de nosotros en su alojamiento, para ayudarlos a aprender el idioma aún mejor. Después de la cuarentena obligatoria de 14 días, comenzamos a dar clases y trabajar al mismo tiempo para poder hacer el examen a fin de año y ser reconocidos oficialmente como enfermeros. Estoy asignado a una sala de cardiología y neurología con el título de trabajo RECONOCIMIENTO / PRÁCTICA.

El hospital incluso cuenta con un equipo de integración especializado que trabaja con todo el personal que viene de otro país. Eso ayuda mucho.

Debido a esto, todo fue más fácil y rápidamente me sentí muy cómodo.

 

¿Hubo un momento clave en este momento tan emocionante?

Otoniel: Casi todos los momentos hasta ahora han sido especiales. Pero uno de esos buenos momentos fue celebrar mi cumpleaños aquí y dejar que mis compañeros me festejaran. Un momento clave para mí es que puedo andar en bicicleta con tranquilidad y libertad, porque las calles son seguras para andar en ella.

 

¿Ha tenido una visión diferente de Colombia desde su migración a Alemania?

Otoniel: Como siempre les digo a mis colegas aquí en la Clínica Municipal de Karlsruhe, Colombia es un país hermoso, maravilloso y lleno de gente amable, comida deliciosa y hermosos paisajes. Desafortunadamente, la economía en muchos países latinoamericanos como Colombia no es la major, debido a los gobiernos de nuestro países y por lo tanto, muchas personas migran a otros países, también en busca de mejores salarios y condiciones laborales. Por todo lo demás, Colombia es un paraíso en Sudamérica con el mejor café del mundo.

Sigo comunicándome con mis amigos todos los días gracias a las diversas posibilidades que ofrece la tecnología.

 

¿Y ya sientes un cambio personal en ti mismo?

Otoniel: He visto grandes cambios desde que llegué a este país. La vida tiene mucho que ofrecer. La música es mi compañera constante y me encanta viajar a nuevos lugares en moto, bici o a pie.

Ahora me considero una persona con más confianza y veo que hay muchas nuevas culturas maravillosas por descubrir. Es genial interactuar con personas de diferentes nacionalidades y aprender algo de cada una de estas personas.

 

¡Gracias Otoniel!

[Translate to es:] Talent fährt Fahrrad in Deutschland

Encuentra trabajo como profesional de salud en
un hospital en Alemania con TalentOrange.

Postular ahora

Formar parte de TalentOrange para trabajar en Alemania
en una institución de educación preescolar/inicial.

Postular ahora